Murales bajo lupa. Las pinturas de la Capilla de San Miguel. 2011 — Museos

Tres salas anexas al claustro del Real Monasterio de Pedralbes muestran cómo se ha elaborado el estudio científico de los frescos de la capilla de San Miguel, al otro lado del claustro, para proceder a su restauración. 

Institución impulsora: Reial Monestir de Santa Maria de Pedralbes, Museu d’Història de Barcelona

Ubicación: Barcelona, Cataluña

© Fotografía: Pepo Segura

El Museo de Historia de Barcelona deseaba divulgar los resultados de los estudios científicos llevados a cabo sobre los frescos de la Capilla de San Miguel en el Monasterio de Pedralbes. Pero el espacio cedido para esta exposición ofrecía una dificultad: una de las salas era verdaderamente difícil de distribuir debido a la existencia de unos antiguos silos integrados en el pavimento. Lo que se decidió fue adaptar los soportes a esta distribución y tratar la estancia como un espacio etnográfico resuelto con recursos propios de la escenografía: fugas y un gran panel curvado suspendido en el aire.

La primera sala nos presenta la obra, unos frescos del pintor Ferrer Bassa que datan del siglo XIV. La intención es introducir al visitante en el interior del taller de un pintor, lo cual nos ofrece la solución técnica escogida: paneles de madera impresa directamente, materiales de taller con acabados al natural. La pieza central es una peana curva que vuela por los dos extremos, envolviendo al espectador, y que contiene una versión esquematizada y explicada de todo el programa iconográfico de las pinturas.

La segunda sala tiene un carácter de profundización sobre el tema, pero a la vez más dinámico. A través de recursos interactivos, mapas conceptuales y un audiovisual, el visitante puede descubrir en primer lugar cómo se pintaron los frescos (con qué herramientas, técnicas, etc.) y cómo se realizó todo el proceso científico de documentación y restauración. Se busca profundizar, pero al mismo tiempo que todo el mundo lo pueda comprender sin necesidad de ser especialista en la materia, dando la mayor difusión y divulgación posible a estos resultados.

La última sala está dedicada a los puntos de vista de detalle, aquellos que solo se pueden observar desde lo alto de un andamio. Es una manera de acercar las pinturas al espectador, y que pueda apreciar toda la belleza de la ejecución de este conjunto pictórico. Para ello se reprodujeron fotografías en impresión de alta calidad sobre metacrilato retroiluminado a lo largo de una peana perimetral que provoca un efecto de mosaico de figuras y colores.

Web Monestir de Pedralbes