Mitridate Rè di Ponto (Mitridate rey de Ponto). 2015 — Artes escénicas

Concurso para la escenografía de esta ópera de Mozart para el Théâtre Royal de la Monnaie en Bruselas.

Institución impulsora: Théâtre Royal de la Monnaie

Ubicación: Bruselas, Bélgica

Dramaturgia y escenografía: Ignasi Cristià

Vestuario: Alejandro Andújar

Mitridate rè di Ponto es una ópera seria de Mozart, en la que recurre a personajes de la época clásica. Se sitúa en el antiguo reino de Ponto en la costa del Mar Negro, antes de ser conquistado por los romanos. Mitrídates gobierna este territorio, pero regresa de una batalla perdida, y en la corte se dan una serie de intentos de conspiración contra él. Lo que intentamos fue contemporaneizar la historia, trasladando al presente el mensaje de esta ópera. En aquel mismo momento se estaba produciendo la crisis de Crimea entre los gobiernos de Ucrania y Rusia, y también la polémica que afectó a la imagen pública de la Casa Real Española tras la publicación de las imágenes del rey en una cacería de elefantes. Este imaginario era el que pretendía revelar al espectador la actualidad de la historia que se estaba contando con aquella obra.

La escenografía representa una tierra de nadie, un lugar en conflicto que no recuerda ni a oriente ni a occidente sino que podría ser cualquier lugar, y que representa el gobierno de un rey decadente. Esto se hace a través de dos elementos simbólicos, los restos y escombros de una batalla que incluyen el cadáver de un elefante –símbolo del poder consumido y derrotado– y un gran muro que podría ser el de Ceuta, que separa un mundo del otro. Este muro pretende romper con la distribución clásica del teatro a la italiana, atravesando el espacio y saliendo hasta situarse casi sobre el público. Este muro es en realidad un falso espejo que duplica la escenografía, pero sobre el que se pueden proyectar imágenes desde la parte trasera. Siguiendo la estructura clásica de aria y recitativo de la ópera de Mozart, se planteó que el escenario se mantuviera muerto y decadente durante el recitativo y que cobrase vida a través de proyecciones cuando entramos en otra dimensión que es la de la reflexión y el mundo interno de los personajes en las arias.

En resumen, la escenografía representa una frontera disputada como otras existentes en el mundo, pero también un espejo en el que se miran los personajes y donde pueden contemplar la decadencia en la que se encuentran sumergidos.

Web Théâtre Royal de la Monnaie