Espacio museográfico Antoni Maria Alcover. 2015 — Museos

Espacio dedicado a la difusión de la figura y la obra de Antoni Maria Alcover, autor del Diccionari català-valencià-balear y lingüista que recuperó y transcribió las leyendas populares o rondallas de las Islas Baleares.

Premios: Medalla de honor y gratitud de la Illa de Mallorca, categoría de oro 2015

Institución impulsora: Institució Pública Antoni Maria Alcover

Ubicación: Manacor, Mallorca

© Fotografía: Institució Pública Antoni Maria Alcover

Antoni Maria Alcover fue un sacerdote, escritor y lingüista mallorquín que llevó a cabo toda una labor de recuperación de las historias orales del folclore así como de las palabras y las estructuras lingüísticas características de las zonas de habla catalana.

El espacio se divide en dos plantas. En la primera el recorrido comienza y termina con un espacio fonético, en el cual suenan a cada lado 20 altavoces con hilos de sonido diferentes que reproducen palabras recuperadas y pronunciadas con diferentes acentos.

El concepto es sumergirse en la lengua antes de conocer la historia de Antoni Maria Alcover. La siguiente sala está dedicada al proceso de clasificación en fichas de todas las palabras que permitieron elaborar el Diccionari català-valencià-balear. Aquí se pueden ver ficheros originales, así como el escritorio y la silla que pertenecieron a Alcover. Por último encontramos el diccionario en una vitrina y terminamos de nuevo en la estancia fonética, ahora siendo conscientes del valor y la importancia de este patrimonio lingüístico.

En la planta superior encontramos una sala mágica, que tiene que ver con el reflejo y con el espejismo, con la que se quiere potenciar la espacialidad de las buhardillas del edificio. Esta sala posee un pavimento pulido que produce reflejos y unas paredes de espejos que multiplican el espacio en todas las direcciones. En el espacio intermedio de las paredes aparece un friso que habla de todos los cuentos tradicionales europeos y cómo, a través de la oralidad, estos relatos protagonizados por personajes universales y atemporales se fueron transformando e integrando en los cuentos populares de las Islas Baleares o rondalles mallorquines.

Por último accedemos a través de una doble puerta a una sala duplicada, dos semicírculos divididos por una pantalla donde se proyecta un audiovisual. Al final de esta pieza, las pantallas desaparecen y la sala parece una de nuevo, simétrica como un espejo, y los muros curvos que envuelven la estancia se deslizan hacia atrás revelando un paisaje impreso sobre tul que se ilumina representando el mar, un faro y un grabado de las costas de Mallorca vistas desde un filtro de leyenda. La sala se convierte en un espacio de cuentacuentos, donde un intérprete puede recitar a los visitantes las clásicas rondallas.

Web Institució Pública Antoni Maria Alcover