Por bruja y envenenadora. La caza de brujas en Cataluña. 2007 — Museos

Exposición sobre el origen de la brujería, su carácter legendario y el inicio de las cacerías y los métodos de tortura que se aplicaban a las personas condenadas por este supuesto delito.

Institución impulsora: Museu d’Història de Catalunya

Ubicación: Barcelona, Cataluña

© Fotografía: Pepo Segura

© Dibujos: Ignasi Cristià i Garcia

Esta exposición fue pionera y singular en Cataluña y en España. Se expusieron más de un centenar de piezas, en un total de 1.000 metros cuadrados. La mayoría de estas piezas, sin embargo, eran libros antiguos. Por esta razón era necesario un despliegue escenográfico que tuviera la capacidad de sumergir al visitante y le ayudase a visualizar el origen y los estereotipos en torno a la figura de las brujas, así como las violentas escenas de cacería a las que se les sometió. 

La primera sala está dedicada al nacimiento de la brujería, los remedios, las maldiciones, etc. La geometría circular, estrechamente vinculada a la magia, actúa de hilo conductor a lo largo de toda la visita. En este caso representada en los signos del zodíaco y grafías que simbolizan los nombres de demonios. A continuación se expone, junto a representaciones del infierno, el Malleus Maleficarum, el códice que sentó las bases de la persecución y condena de brujas, y que describe todas las supuestas acciones pecaminosas y ritos de la brujería. Esta sala nos conduce al lugar donde se producían estas ceremonias: el claro de un bosque. Se ve un altar sobre un pentagrama, y un cielo compuesto por la ampliación de una de las miniaturas expuestas con la imagen de brujas en pleno vuelo sobre sus escobas. Las columnas de la sala, como sucede en el resto de la exposición, se integran en la escenografía; en este caso emulando los troncos de los árboles.

Después de asistir al rito, pasamos a una sala que representa la captura y la tortura de las brujas. Una cruz roja y las rejas del presidio organizan este espacio que contiene fragmentos de audio que relatan los martirios, y un audiovisual producido para explicar quiénes eran en realidad estas personas: mujeres (y a veces hombres) inteligentes, disconformes con los poderes políticos o religiosos, represaliadas por su valentía, por su independencia, por no someterse a las estrictas normas de la sociedad. Finalmente se cierra la exposición con un viaje a la memoria popular, a la fábula y al recuerdo. Junto a las obras y a la escenografía, unos interactivos permiten elaborar diferentes pócimas. El centro de la sala queda ocupado por una chimenea, junto a la que se escuchan las historias, deformadas y embellecidas por el tiempo, hoy poco más que leyendas. 

Web Museu d’Història de Catalunya