Georges Méliès. La magia del cine. 2013 — Museos

Exposición sobre la aportación de Méliès como pionero del arte del cinematógrafo, a través de la historia de los primeros aparatos de proyección, sus películas, y su caída en el olvido tras la creación de las empresas Star Film y Gaumont. Esta exposición dio lugar a otra versión más reducida y adaptada a salas de menor dimensión y posibilidades de amueblamiento.  

Institución impulsora: Fundació Bancària “la Caixa”

Ubicación: Barcelona, Madrid, Girona, Lleida, Palma

© Fotografía: Ignasi Cristià SL

Los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo, pero fue Georges Méliès quien inventó el cine. Esta exposición reivindica a Méliès como el padre del séptimo arte, y establece un recorrido por los orígenes de la cinematografía.

Para ello se creó una escenografía que representa un plató de cine, una gran máquina escénica llena de reflejos, transparencias, trampas que remiten a los recursos de este autor que se considera una mezcla de mago y narrador. Desde que el visitante accede a la sala, le reciben grandes espejos que multiplican las proyecciones elaboradas para esta exposición. La primera parte se dedica a los dispositivos precedentes al cinematógrafo, como la linterna mágica, el kinetoscopio, el zoótropo, el praxinoscopio o la anamorfosis.

Después aparecen los hermanos Lumière, su relación con Georges Méliès, y cómo este comenzó a rodar sus películas. Este espacio está dedicado a toda su producción cinematográfica, unos veinte años contando historias que culminarían con El viaje a la Luna, quizá la más célebre. La parte final está dedicada a la decadencia y la incomprensión que padeció este heterodoxo artista después de que nacieran las grandes empresas del cine. Sin otra dedicación que desempeñar dentro de una industria que acababa de nacer y que ayudó a crear, se vio relegado a convertirse en un humilde vendedor de juguetes en la estación de Montparnasse. Al igual que en la obra de Méliès, es el aparato escénico el que nos hace viajar, a través de la combinación de drama y técnica. Como decía Méliès: “¿Quién puede vivir sin un poco de fantasía?”

Web Fundació Bancària “la Caixa”